lunes, 20 de diciembre de 2010

The Damned Things - Ironiclast


Supergrupos: dícese de aquellos conjuntos musicales formados por miembros de distintas bandas de éxito. The Wings, Temple Of The Dog, Down, A perfect Circle, Audioslave o Them Croocked Vultures... Una unión de talentos de la que, a menudo, el resultado final sale fortalecido y catapultado a la posteridad del rock con mayúsculas. Algo así como las "Patruyas X" del mundo del rock... El último ejemplo nos llega con el 2010 ya casi finiquitado, se trata de The Damned Things, un grupo nacido para hacernos mover la cabeza sin parar a ritmo de potente rock-metal con aires sureños. Formados por los guitarristas Scott Ian y Rob Caggiano (de los incombustibles Anthrax) el vocalista Keith Buckley (de ese monumento al "party hard" que son Every Time I Die), el guitarrista Joe Trohman y el batería Andy Hurley, (ambos de los pop-rockeros Fall Out Boy), consiguen sonar exactamente como la mezcla que imaginábamos: potentes, melódicos y con un puntillo macarra que les hace altamente adictivos. Es como si escucáramos a Pantera tocando en una fiesta de tributo a Kiss...

Ya con su carta de presentación, el single "We've Got A Situation Here", estos superhéroes musicales se postularon como toda una revelación (videoclip desternillante incluído) y lo cierto es que el resto del album responde a las espectativas creadas: riffs cortantes a manos de sus (nada menos que) tres guitarristas, una sección rítmica a la altura y un Keith Buckley pletórico en su papel de vocalista, demostrando que su registro melódico puede ser tan apabullante como el rasgado al que nos tenía acostumbrado con su banda. Temazos de la talla de "Bad Blood" (¿son unas castañuelas eso que suena en pleno climax de la canción? insuperable!), "Friday Night" o "Little Darling" consiguen un contrapunto único entre la potencia de sus ritmos y la perfección de sus estribillos. El trallazo incicial con ""Handbook For The Recently Deceased" es de por sí toda una declaración de intenciones, el pistoletazo de salida ideal para un metraje en el que no encontraremos ningún respiro, todo ello aderezado con toques blueseros que por momentos nos recordarán los mejores tiempos de Corrosion Of Conformity y que también ofrece un velado homenaje al inconmensurable legado de Dimebag Darrell y los suyos...

Con las listas de lo mejor del año ya prácticamente cerradas, The Damned Things llegan para reclamar su puesto, y desde luego no les faltan argumentos para conseguirlo. Larga vida al rock and roll.

(publicado en elpesodelavida)

jueves, 25 de noviembre de 2010

My Chemical Romance - Danger Days: The True Lifes Of The Fabulous Killjoys


Ya tenemos entre manos el esperadísimo cuarto disco de estos líderes de masas de New Jersey. Después de la conquista mundial que supuso su anterior "The Black Parade", ha llegado la hora de ofrecer una revalida digna. La papeleta no es nada fácil, ya que necesitan algo que colme las expectativas comerciales de sus millones de entusiastas seguidores y que aporte algo de madurez y trascendencia a su sonido. Podemos decir muchas cosas sobre My Chemical Romace, sobre lo mainstream de su propuesta o lo fugaz de su ascenso al estrellato, pero lo cierto es que, a día de hoy su talento les ha servido para renovarse y avanzar, ofreciendo siempre argumentos para respaldar su éxito. La pregunta es: ¿sigue "Danger Days..." esta dinámica ascendente?

Su nueva obra nos ha sido desvelada durante las últimas semanas en un esfuerzo mediático a la altura de las circunstancias y que ha tenido su página web como centro neurálgico. A través de ella hemos podido conocer ese mundo postapocalíptico y naïf que nos proponen en este nuevo trabajo conceptual. El grupo se convierte en The Killjoys, una suerte de fuerza rebelde juvenil con un panorama poco halagüeño por delante... Un propuesta visual potentísima y un tema de adelanto insuperable ("Na Na Na") hacían el resto para caldear el ambiente. El entusiasmo de miles de fans en todo el mundo (muchos de ellos, ya de por sí, hormonalmente exaltados) se hacía plausible.

A priori, "Danger Days..." quiere mostrar a unos My Chemical Romace que recuperan un sonido más primario, menos producido y más directo. La propia banda hablaba meses atrás de un viraje hacia el proto-punk de bandas como MC5 o The Stooges, y ciertamente algo similar habían apuntado en aquella acertada versión de "Desolation Row" del pasado año. Bajo estas coordenadas, nos sorprenden las mejores canciones de su nuevo album: la ya mencionada "Na Na Na", su segundo single "Sing" o esos monumentos al punk-rock más visceral que son "Party Poison" o "Vampire Money". Estos temas apuntan a una dirección enérgica, vigorosa y gratamente efectiva en pleno 2010: recuperar estructuras del rock y el punk clásico y añadir buenas dosis de talento para conformar himnos atemporales.

Otras piezas como la fresca y adictiva "Bulletproof Heart" o las baladas "The Only Hope For Me Is You" o "Summertime" nos devuelven a los My Chemical Romace que ya conocíamos en plena forma, mientras que otras canciones como "Destroya" (que incorpora algunos tambores tribales) o "Save Yourself, I Hold Them Back", aunque no destacan de la media, se mantienen en un buen nivel. Algo parecido pasa con la final "The Kids From Yesterday", una nueva balada de corte clásico y elegante (¿alguien dijo U2?) que cierra el disco de manera aceptable pero que no resulta imprescindible.

Hasta aquí las buenas noticias, porque a diferencia de sus anteriores esfuerzos discográficos, el resto del contenido de "Danger Days..." contiene ciertas fisuras preocupantes. Hacia el principio del disco nos encontramos "Planetary (Go!)" un coqueteo poco consistente con la música disco que, aunque el tiempo nos quite la razón y acabe siendo un single más en su colección, resulta un experimento fuera de contexto. Tres cuartas partes de lo mismo para "Scarecrow", un tema de corte casi indie y poco sustancial que bien podrían haberse ahorrado para alguna cara b.

Con este panorama por delante, y juntando todas las piezas del rompezabezas, podemos decir que "Danger Days..." es un muy buen disco, ya que contiene el material suficiente para transportar a los de New Jersey a una nueva y sólida etapa en su carrera, pero que naufraga en su intento por reunir demasiados estilos distintos bajo una misma bandera (algo que con "The Black Parade" supieron resolver mejor). Este cóctel de punk-rock primitivo, con determinados juegos electrónicos, momentos más pop y abundante presencia de baladas y medios tiempos acaba por diluir parte del entusiasmo inicial. A pesar de todo, las buenas sensaciones consiguen anular a las malas y terminas de escuchar el redondo con una sonrisa en los labios y la fuerte necesidad de darle de nuevo al play. Aunque para una banda como My Chemical Romance, para la que las exigencias siempre serán altas, eso no debería ser suficiente. Si "Danger days..." tuviera un par más de temas rockeros, la mitad de efectivos que "Na Na Na" o "Party Poison", en sustitución de esos otros eslabones más débiles, estaríamos ante la obra perfecta y compacta que podría haber sido. Unos estudiantes de sobresaliente que de momento se tendrán que conformar con el notable.

(publicado en elpesodelavida)

lunes, 8 de noviembre de 2010

Kings Of Leon_ Come Around Sundown


No poco tiempo llevan Kings Of Leon, unos auténticos supervivientes del mundo de la música, buscándose un sitio en la escena. Más de diez años después de su creación, esta banda compuesta por tres hermanos y un primo del profundo Tennesse ya pueden decir que lo han conseguido. Desde sus inicios como ojito derecho del exitoso revival retro garage de principios de década (junto con compañeros de generación como White Stripes o Jet) estos hijos de predicadores consiguieron llamar la atención del mercado europeo con su personal deje sureño. Más tarde llegó la mutación experimental del meritorio "Because Of The Times" y su consagración ante el público masivo con su ya penúltimo "Only By Night", con el que consiguieron números asombrosos y, por fin, reconquistar su Estados Unidos natal.

A día de hoy todavía tenemos que descubrir cual de todas estas reencarnaciones de la banda es la auténtica, aunque con este "Come Around Sundown" obtenemos algunas respuestas interesantes. Su nuevo disco no supone una revolución tan marcada como las anteriores, ni mucho menos, sigue las mismas coordenadas de su disco anterior: sonido minimalista, más grandilocuente en los momentos adecuados pero, por lo general, apoyado en una instrumentación básica y efectiva. Sumemos a esta fórmula una gran habilidad para desarrollar melodías de corte añejo y, como complemento final, la portentosa personalidad de la voz de Caleb Followill. Tal vez la mayor falla de este "Come Around Sundown" reside en que no podrá mantener las espectativas comerciales de su anterior "Only By Night". No existen aquí canciones del potencial radiable de "Sex On Fire" o "Use Somebody" con las que poder seguir la estela de los grandes recintos masivos a la más pura tradición de U2 (hits así, capaces de copar las radios de medio mundo durante meses, no se le ocurren a uno todos los días), aunque en términos generales se puede decir que este disco se nutre de una inspiración más sólida y regular que hace que, aunque carezca de esos momentos explosivos, funcione mejor como conjunto y como obra definitoria de la formación en un punto crucial de su trayectoria. Así, encontramos buenas canciones con pegada como "Radioactive" o "Pyro" (ambas, cartas de presentación del nuevo trabajo), "Mary", con un enérgico ritmo a lo años 50 u otras piezas para añadir a su amplio repertorio como "Back Down South" o "Pickup Truck".

Podemos decir que Kings Of Leon han decidido echar el freno a una evolución meteórica para recrearse en lo conseguido, enriquecer los matices de su paleta sónica y, sobre todo, distanciarse en lo posible de esa vorágine mediática con la que empezaron a lidiar hace un par de años. Con estas nuevas cartas sobre la mesa, parecen dar un mensaje claro a sus seguidores sobre quiénes son y qué les define a día de hoy, sin artificios ni falsas promesas. Ya no son los primos sureños de los Strokes ni tampoco se convertirán en los nuevos Coldplay. Son, sin embargo, una sólida formación con personalidad propia que se guardan el derecho a volver a reinventarse en cualquier momento. Hasta entonces, disfrutaremos de su intransferible propuesta actual.

(publicado en elpesodelavida)

martes, 26 de octubre de 2010

My Chemical Romance. Apollo Hammersmith, Londres. 23 de Octubre de 2010


Pocos grupos vienen a la mente que hayan tenido la explosiva proyección de My Chemical Romance... Hace sólo unos 8 años, estos tipos de New Jersey estaban presentando un decente album de debut, apadrinados por Geoff Rickly de Thursday y haciendo bolillos en antros de mala muerte para sus colegas... Luego llegó "Three Cheers For Sweet Revenge", un disco con pegada y asombrosas canciones que enganchó a toda la escena emocore y que a día de hoy sigue siendo copiado en todos los rincones del planeta. Después se sacaron de la manga ese grandilocuente alter ego al que llamaron "The Black Parade" y no hubo vuelta atrás: un sonido emo, pero más clásico y melodías altamente radiables les convirtieron en la última máquina de hacer dinero del rock americano. Ahora, a escasos días de la salida de su nueva bomba de relojería "Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys", un artefacto, a priori, más desenfadado y directo que su predecesor, la banda sigue despertando pasiones allá donde va. El público de la londinense Apollo (muchos de los cuales habían pasado la noche anterior a la intemperie, o eso hacían pensar los edredones amontonados a la entrada del recinto) no iba a ser una excepción.

Los miles de jóvenes y no tan jóvenes que abarrotaban la sala, la mayoría uniformados a imagen y semejanza del grupo (el pelo teñido de rojo como el de Gerard Way es la nueva sensación), recibieron a unos afortunados Twin Atlantic en el papel de teloneros con un condescendiente respeto, pero fue cuando éstos terminaron, las luces se apagaron y My Chemical Romance irrumpieron en escena con su nuevo single, la adictiva "Na na na", cuando la euforia se desató. El grupo se mostró enérgico, liberado de sus operísticas puestas en escena de otras ocasiones y muy emocionado al poder presentar algunas nuevas canciones a sus incondicionales. Además de la incial "Na Na Na", avanzaron la ya conocida "The Only hope For Me Is You" (una efectiva balada con toques electrónicos), "Planetary (GO!)" (habrá que esperar para escuchar la versión de estudio, pero en directo no acabó de funcionar) y "The Kids From Yesterday" (otro medio tiempo que nos indica que su nuevo disco no va a ser tan incendiario como nos quieren hacer pensar). En todo caso, la ocasión era perfecta para disfrutar de un amplio repertorio (casi una hora y cuarenta y cinco minutos) donde se turnaron los momentos más emblemáticos de la banda ("Teenagers", "Helena", "I'm Not Ok" o "Welcome To The Black Parade"), con guiños a su pasado más punk ("Thank You For The Venom" o "Honey, This Mirror Isn't Big Enough For the Two of Us", con colaboración de dos motivadas fans incluída). El concierto se rubricó con "Famous Last Words" y con una íntima versión de "Cancer" sólo con voz y piano, ante la insistencia de un público entregado.

El concierto dejó un muy buen sabor de boca a todos los asistentes y funcionó como el perfecto placebo para amenizar la inminente llegada de su nueva obra. Londres (como la plaza estratégica que es en el mercado europeo) disfrutó de un tratamiento privilegiado por parte de una banda con un potencial sobradamente demostrado. El crecimiento del estatus de My Chemical Romance es, en gran medida, merecido y paralelo a sus méritos artísticos, a su talento y a su capacidad para enamorar a toda una joven generación de oyentes. Ya sólo nos queda tener "Danger days..." en nuestras manos y esperar que España entre en sus planes de gira futuros.

(publicado en elpesodelavida)

lunes, 25 de octubre de 2010

Korn - Korn III - Remember Who You Are

No se sabe muy bien por qué, pero el paso del tiempo no le está haciendo ningún favor a la carrera de Korn. Con sus dos o tres últimos intentos discográficos han naufragado estrepitosamente y parece que no vamos a descubrir de momento una excepción a esta regla... Al César lo que es del César, Korn fueron revolucionarios y mucho en un momento de encallamiento de la música extrema y durante más de 10 años (yendo de más a menos, pero manteniendo la dignidad) consiguieron mantener su estatus de gran banda, incluso cuando el género que les vio nacer cayó en desgracia (no olvidemos que las siete cuerdas, el chandal, las rastas y otras grandes patentes del nu-metal les pertenecen).

Hoy por hoy, y con un título tan desafortunado como el que nos acompaña, intentan una enésima revalida, y de nuevo nos salen con aquello de la vuelta a los orígenes, una estrategia manida que ya les funcionó a medias en aquel "Take A Look In The Mirror" de 2004 y que con este noveno disco convence menos todavía. El caso es que da igual que se muestren más producidos, más viscerales, que decidan volver a los gritos y a la producción analógica o incluso que apuesten por volver a la formación original. Hagan lo que hagan, cada nueva vuelta de tuerca en su discografía acentúa un poco más el declive de su creatividad. Podemos concederles que consigan repuntar un poco el bajo rendimiento de aquel disco insulso y autotitulado de 2007, pero empeorarlo era casi misión imposible...

A estas alturas de la película, y con otros grupos de la movida noventera positivamente rehabilitados como Deftones con su "Diamond Eyes", sería preferible que Korn se dedicaran a sus negocios. Presos de un estilo que admite poca y mala evolución, atados a unas coordenadas sónicas que no tienen sentido en la actualidad, los de Bakersfield ya ni siquiera se molestan en experimentar con su sonido, simplemente se dedican a hacerse cruces intentando reproducir de mala manera los méritos de sus primeros tiempos. En este contexto, algunas de sus nuevas obras como "Oildale (Live Me Alone)", "Pop A Pill" o "Let The Guilt Go" se dejan escuchar, pero no son más que billetes express de ida y vuelta a 1998, el efecto se desvanece pronto y la relevancia en su discografía resulta, prácticamente, nula. Para más inri, siguen apostando por estrategias tan desonrosas como clavar una enésima versión en vivo de "Blind" como extra de la versión especial del disco, y esas cosas, en pleno 2010, sí que tocan la moral...

Ahora que los noventa empiezan a ser reivindicables como la gran época, musicalmente hablando, que fueron; y que revisitamos clásicos de la banda como "Korn" o "Life Is Peachy" con toda la reverencia y la nostalgia que merecen, ahora más que nunca, Korn deberían exigirse a sí mismos algo más que intentar ser la sombra de lo que fueron... Que sean capaces de hacerlo mejor en el futuro, por lo visto, parece poco probable, pero el tiempo lo dirá.

(publicado en elpesodelavida)

martes, 19 de octubre de 2010

Bring Me The Horizon_ "There is a hell, believe me I`ve seen it. There is a heaven, let's keep it a secret"


Desde luego que las apariencias engañan... Cuando leí por primera vez una entrevista a los miembros de Bring Me The Horizon con motivo de su anterior y exitoso disco "Suicide Season" se me llevaron los demonios al ver a una panda de inglesitos mocosos (con ese maniquí de Bershka que es Oli Skyes a la cabeza) posando con sus tatus último modelo y sus flequillos de peluquería. Más de uno ya ha comentado esa súbita necesidad de llamar a los servicios sociales que provoca el ver una foto de estos imberbes. Musicalmente, imaginé un pastiche musical "emo-core-bailongo" del montón, un pufo a lo Attack-Attack y similares... Pues bien equivocado estaba, pues su sonido era y es una bomba de relojería sorprendente, rabiosa y actual, pero sobre todo, desgarradora...

Con este nuevo álbum de título maratoniano mis reservas eran menores, aunque su inaguantable estilismo sigue ahí y también entra en juego el factor hype: ¿serán capaces de mejorar su debut o se quedarán a medias? La respuesta es clara, Bring Me The Horizon consiguen reunir los argumentos necesarios para revalidar su propuesta. Se presentan algo menos viscerales, más contenidos en sus arrebatos pero igualmente potentes. Su sonido ha derivado sutilmente hacia un todo más compacto, reforzando la épica de sus composiciones y mejorando en algunos aspectos como el uso de las voces (aunque siguen desgañitándose a gusto, se observan ciertos matices) o el mayor cuidado en el uso de la electrónica. Claros ejemplos de esto lo tenemos en el majestuoso comienzo con "Crucify Me" (todo un acierto esos samplers con voces femeninas) la pausada "Don´t Go", "It Never Ends" o "Blessed With A Curse", canciones de alto voltaje que se sirven de desarrollos de corte post y partes ambientales para ganar en intensidad. El resto del disco, soprendentemente, se nutre de trallazos con alma metalera como "Anthem", "Alligator Blood" o "Fuck" (con la colaboración de Josh Franceschi, vocalista de You Me At Six, en un estilo inédito en él) y para terminar la fiesta, nos regalan algunas joyas más hardcore como la coreable "Home Sweet Hole" o "Fox Anf The Wolf" (con Josh Scogin de The Chariot dándolo todo).

Bring Me The Horizon han conseguido algo muy difícil: hacer madurar un sonido como el que expresaron en "Suicide Season" sin caer en clichés ni perder un ápice de pegada, componiendo un album brutal y cuidado a partes iguales. Así que aplicaremos el mismo rasero que con Slipknot: mientras consigan deleitar de esta manera nuestros oídos, pasaremos por alto que vayan hechos unos payasos.

(publicado en elpesodelavida)

lunes, 18 de octubre de 2010

Brandon Flowers. Madrid. 9/10/2010


La sala madrileña La Riviera presentaba un aspecto triste minutos antes del concierto de Brandon Flowers el pasado sábado. Una tarde lluviosa no ayudó a mejorar el ambiente previo en las entradas y accesos del recinto. The Rewards en el papel de teloneros tuvieron que lidiar con una audiencia desinteresada que comenzaba a llenar la sala poco a poco y sobre las diez de la noche, con media hora exacta de retraso con respecto al horario previsto, Brandon Flowers se apoderó del escenario rodeado de su numerosa y bien avenida banda de acompañamiento.

El inicio del concierto fue arriesgado y funcionó... La primera canción en sonar fue "On The Floor", una de las composiciones más sólidas de su irregular "Flamingo", para dar paso a "Crossfire", la canción estandarte de esta nueva andadura en solitario del cantante de The Killers. Brandon quemó las naves pronto y, en consecuencia, perdió algo de fuelle hacia la mitad del show... Se fueron encadenando casi la práctica totalidad de sus nuevas composiciones. Algunas como "Playing With Fire", "Only The Young" o "Jilted Lovers And Broken Hearts" nos dejaron un buen sabor de boca y las que peor funcionan en el disco, como "Magadalena" o "Right Behind You" mejoraron en su ejecución en directo. Un par de versiones de "Bette Davies Eyes" de Kim Carnes y de su propia "Lossing Touch" aportaron un toque de elgancia al setlist. Aún así, las ocasiones en las que un entregado Brandon fue capaz de meterse al público en el bolsillo fueron contadas, y aunque lo intentó, la mayoría de sus nuevas canciones no consiguieron entretener lo suficiente como para cuajar un concierto redondo. No ayudó un bis corto con versión acústica del clásico "When We Were Young" incluída. El concierto sumó un total de 55 minutos, mejorando el resultado obtenido la noche anterior en Barcelona, pero dejando a la audiencia con ganas de más, mucho más...

Dicho esto, cabe decir que Bradon Flowers sigue siendo un artista en el que confiamos y que se desenvuelve bien en las tablas. Siempre se las acaba apañando para ofrecer buenos momentos a sus seguidores y puede que desfogarse en solitario con este "Flamingo" prepare el terreno para que The Killers vuelvan al redil con energías renovadas.


(escrito para elpesodelavida)

miércoles, 6 de octubre de 2010

Avenged Sevenfold_ "Nightmare"


Bienvenidos a un nuevo capítulo en la historia de Avenged Sevenfold, esos californianos macarras y trasnochados que se las han apañado para configurar uno de los últimos sonidos imprescindibles del metal moderno. Un sonido, eso sí, deudor de muchos de los grandes (Iron Maiden, Metallica, Guns'N'Roses o Pantera podrían haberles demandado por plagio en un momento dado) pero que, curiosamente, se torna en un cóctel-tributo con personalidad propia. Desde sus pintas de chulos de bolera, pasando por esos apodos de patio de instituto que lucen con orgullo ("Mr. Shadows", "Synyster Gates", "Zacky Vengeance"...) y terminando en sus despliegues épico-instrumentales; todo en Avenged Sevenfold es un monumento al exceso, y desde luego, es precisamente ahí donde reside su encanto.

Este último capítulo de la historia se llama "Nightmare" y viene marcado por la trágica muerte de su batería Jimmy "The Rev" Sullivan el pasado mes de diciembre de 2009, un triste acontecimiento que ha condicionado profundamente el desarrollo de este nuevo disco y que, a buen seguro, condicionará igualmente el resto de la carrera del grupo en el futuro. A pesar de haber sido sustituido por una bestia parda de las baquetas como Mike Portnoy (ex Dream Theater), echaremos siempre en falta el talento de "The Rev", no sólo uno de los mejores con su instrumento, sino una pieza clave en el engranaje compositivo de la banda. "Nightmare" respira el duelo por la pérdida de un compañero por los cuatro costados, pero no de forma solemne o tópica, sino de la mejor manera posible: llevando de nuevo al extremo los exagerados atributos de la banda, siendo épicos y directos a la hora de meter caña (el trío inicial con "Nightmare", "Welcome To The Family" y "Dangerline" son de sus composiciones más inspiradas en los últimos años) y emotivos y melancólicos en esos "momentos balada" que también abundan en el disco ( "So Far Away", "Victim" o "Fiction", ésta última escrita por el propio "The Rev").

Lo cierto es que, a pesar de la seriedad de los acontecimientos o tal vez gracias a ella, Avenged Sevenfold ha conseguido ponerse de nuevo en el punto de mira y remontar el vuelo, incluso superar su anterior y homónimo disco de 2007 (donde puede que se tomaran demasiado en serio a sí mismos). Hoy podemos volver a disfrutar de su desenfadada y exuberante visión del metal: melódica, con pegada y repleta de guiños hacia sus héroes. Esperemos que, a pesar de ese regusto a despedida que tiene el disco, "Nightmare" no suponga el agotamiento de su fórmula y que puedan seguir encontrando inspiración de cara al futuro. Estarán defendiendo el disco en directo el próximo 20 de octubre el El Sant Jordi Club de Barcelona.

(publicado en elpesodelavida)

domingo, 3 de octubre de 2010

Jimmy Eat World_ "Invented"

Enfrentarse a un nuevo disco de Jimmy Eat World es como entrar en una dimensión temporal distinta, los años no parecen pasar por su sonido y no importa lo que suceda a tu alrededor, Jim Adkins y su banda conservan sus constantes intactas álbum tras álbum. De acuerdo en que no estén demasiado familiarizados con el concepto "evolución", pero mientras mantengan la clave para crear esas melodías tan memorables y adictivas , su gusto por lo inamovible seguirá siendo una bendición para nuestros oídos.

"Invented" no es una excepción, mantiene un equilibrado punto zen en el que todo, mágicamente, parece estar en su sitio. Desde los brillantes arrebatos rockeros ("Cofee And Cigarettes" o "Action Needs An Audience"), pasando por las delicadas piezas de corte emotivo ( la inicial y semi-acústica "Heart Is Hard To Find", "Cut" o "Stop"), hasta los desarrollos atmosféricos y grandilocuentes ("Evidence", "Mixtape" o ese monumento sónico de más de siete minutos que es "Invented"). Todos estos argumentos dan continuidad a la configuración actual de su sonido desde aquel ya lejano "Futures" de 2003 y pasando por el ya penúltimo "Chase This Light" de 2007. Atrás quedan los tiempos en los que el incendiario "Bleed American" les ponía en el punto de mira del rock mainstream; ese tren pasó y, casi afortunadamente, ellos siguieron y siguen a los suyo. Aunque podemos imaginar que canciones como "My Best Theory", su nuevo single, tocada a un par de velocidades más, no desentonaría en absoluto en aquel rabioso disco de 2001.

Lo mejor de todo (mejor incluso que tener de nuevo a Marc Trombino a bordo de la nave, productor también del imprescindible "Clarity" de 1999) es que estas buenas sensaciones iniciales irán creciendo con las escuchas. La experiencia dicta que "Invented", como cada disco de Jimmy Eat World, se hará fuerte poco a poco tanto en nuestros reproductores como en nuestros corazones, apuntalando otro buen movimiento en la carrera de estos humildes genios.

(publicado en elpesodelavida)

domingo, 26 de septiembre de 2010

Biffy clyro_ "Lonely Revolutions"

(nueva crítica para El Peso De La Vida)

Biffy Clyro vuelve a dar la sorpresa. Justo un año después de su increíble "Only Revolutions" (destacado en la mayoría de listados de mejores discos de 2009) nos llega este recopilatorio de caras b, otro conjunto de canciones complementario del primero y, a su manera experimental y desenfadada, igual de inspirado.

Lo de estos escoceses es envidiable: a lo largo de su carrera siempre se han mostrado prolíficos, las citas con sus discos no se hacen esperar más de dos años y aún así siempre consiguen maravillar a su público y evolucionar su sonido hasta cotas insospechadas. Este "Lonely Revolutions" nos devuelve a esos Biffy Clyro espontáneos y curisosos, sus canciones complementan a la perfección a las de su disco gemelo (incluso algunas como "Help Me Be Captain" o "Paperfriend" son, por momentos, reconstrucciones de aquellas). Durante los 18 cortes (ni más ni menos) de este disco nos reencontramos con esos juegos rítmicos y melódicos que siempre han marcado la trayectoria de este formidable trío. Si para "Only Revolutions" parieron joyas épicas de la talla de "That Golden Rule" o "Mountains", aquí tenemos trallazos directos como "Robbery" o "Sad Sad songs". Si los estribillos de "Born On A Horse" o "Bubbles" nos hicieron delirar el año pasado, aquí tenemos otros a la misma altura como los de "Eyelids" o "Prey Hey". Y la incial y reposada "Little Soldiers" no tiene nada que envidiar a "God and Satan" o "Many of Horror".

La delgada línea que separa ambos conjuntos de canciones reside en la ambición. "Lonely Revolutions" ya no necesita ese espíritu renovador y grandilocuente de su predecesor, es un disco despreocupado y fresco, la otra cara de la misma moneda, un ejercicio de completación muy acertado que afianza la idea de que hay pocas formaciones hoy en día tan inspiradas y en forma como la de Simon Neil y los hermanos Johnston. Un grupo en continuo estado de gracia y que a buen seguro volverá a darnos nuevas satisfacciones pronto.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Brandon Flowers_ "Flamingo"


(Aquí va otra reseñita musical escrita para ese gran blog musical que es elpesodelavida.)

Curiosa trayectoria la de The killers: su primer disco "Hot Fuzz" aún es esa atalaya insuperable en la memoria de sus fans, con su segundo y meritorio "Sam´s Town" fueron vapuleados por la crítica pero consiguieron aumentar sus ventas, y su último e irregular "Day and age" supuso, irónicamente, el ascenso a la categoría de gran banda de rock capaz de llenar pabellones allá donde vaya. Es como si Brandon Flowers, líder del grupo amado y odiado a partes iguales, tuviera una fórmula magica para seguir avanzando por el camino del éxito de manera independiente a sus méritos musicales. "Flamingo", primera aventura de Brandon en solitario, ya ha debutado con buenos números en Estados Unidos e Inglaterra, pero ¿qué es exactamente lo que contiene?

Flamingo se compone de canciones compuestas por Brandon Flowers con la continuación de "Day and age" en mente, pero mientras sus compañeros de banda se tomaban un merecido descanso de las giras agotadoras de los últimos dos años, decidió llevarlas adelante con su firma personal. A lo largo del disco encontramos dos raseros diferenciados. Por un lado tenemos canciones marca de la casa como la inicial "Welcome to fabulous Las Vegas", el efectivo single de presentación "Crossfire", la dulce "Hard Enough" (con la colaboración de Jenny Lewis a las voces) o la efectista "Jilted lovers and broken hearts"; temas grabados a fuego con la personalidad épica de Brandon, que juegan su baza a lo largo del escaso metraje del disco para enganchar a esos maltrechos fans del pasado. Por otro lado encontramos unas cuantas licencias y experimentos en los que el señor Flowers se pone a prueba con dispares resultados. La contención de "Playing with fire" o esa suerte de tributo a Johnny Cash que es "On the floor" resultan interesantes, mientras que el coqueteo con los 80 en "Was it something i said" o los toques latinos de "Magdalena" hacen aguas desde la primera escucha.

Esta ensalada estilística consigue cierta cohesión gracias a una sobresaliente labor tras los controles de los reputados Stuart Price, Daniel Lanois y Brendan O´Brien, que encuentran en el minimalismo y los arreglos los principales aliados para la ocasión. Mientras tanto, la ambiciosa voz de Brandon intenta convencernos de demasiadas cosas, abarcando demasiados registros y quedándose al final en tierra de nadie. La edición extendida del disco nos deja hasta cuatro temas extras como la sureña "The clock was ticking" o la resultona "I came here to get over you" que consiguen maquillar el resultado final, pero ¡ay de el que se enfrente a la ramplona edición estandar de diez temas...!
Esperemos que el buen hacer de Brandon Flowers en directo arroje algo de luz sobre "Flamingo" durante su próxima gira por Barcelona y Madrid (8 y 9 de Octubre, respectivamente).

domingo, 12 de septiembre de 2010

Weezer_ "Hurley"

Uy, hacía ya tiempo que no escribíamos por aquí, saludos a todos de nuevo y a ver si vamos cogiendo un poco de ritmo para este nuevo curso...

Weezer vuelven a sorprender a sus fans con nuevo disco, dejando claro que su trayectoria actual se basa en la espontaneidad y la productividad. Atrás quedaron los años de los discos con cuentagotas y las leyendas negras sobre vacíos creativos... Los chicos de Weezer, parece, están aquí para quedarse y cada vez nos visitan con mayor asiduidad.

Sin embargo, desde "Make Believe" y pasando por "Red album", "Radditude" y este "Hurley" sus discos han palidecido al ser comparados con sus primeras obras... Todos estos álbumes mantienen un alto nivel compositivo y, por momentos, el encanto y gancho de Rivers Cuomo y los suyos ha seguido vivo (en este caso "Memories", "Where´s my sex", la fabulosa "Unbroken" o esa incomprensible cara b llamada "Represent" hacen los honores) pero de nuevo acusan cierta distracción y falta de un objetivo claro. Las canciones no caminan hacia un mismo sitio ni se ayudan entre sí, se suceden de manera inconexa y caótica, tal y como la mente de Cuomo las ha ido pariendo durante estos meses.

Desde la frivolidad del concepto de portada (como ya sabréis, Hurley es un entrañable personaje de la serie Lost) hasta la composición del disco, Weezer nos recuerda que son una banda que no pretende tomarse muy en serio a sí misma. Aún así cuentan con una leyenda que mantener, puesto que llevan ya muchos años facturando incontestables himnos pop-rock que los sitúan en el altar de toda una generación de oyentes.

Es cierto que en "Hurley" se recupera un espíritu más guitarrero y crudo en la más pura tradición del "Green Album" y se olvida un poco aquella experimentación con los sonidos más pop de "Raditude". Tal vez este nuevo esfuerzo nos devuelve por momentos a los Weezer que todos queremos recuperar para arrebatárnoslos en la siguiente canción, algo atrapados por su propia personalidad infantil y su preocupante falta de autocrítica (la versión de "Viva la vida" o la letra de "Smart girls" son para olvidar) pero mientras estos chicos se centran en hacer otro de esos álbumes inolvidables que sólo ellos pueden hacer, nos dejan por el camino algunas nuevas perlas marca de la casa. ¿To be continued en 2011? Esperemos que sí.

lunes, 3 de mayo de 2010

Goodbye Unfinished Sympathy

Ya es una mala noticia en sí enterarse de la disolución de los catalanes The Unfinished Sympathy, pero hacerlo a través de un aséptico mensaje en su facebook ya es priceless. Vaya planchazo.

No va a ser fácil sobreponerse a la ausencia de una de las mejores bandas de rock catalanas-españolas-europeas-mundiales-universales que haya existido. Una de esas que se lo han currado dejándose la piel en cualquier escenario que los reclamara (así que recuerde, los hemos visto en Nave 8, Stereo, Club2...).

Os dejamos un rendido y respetuoso homenaje en forma de recopilatorio casero de sus mejores hits (una versión oficial en camino? esperemos...) para aquellos que no tengáis el inmenso placer o para aquellos que simplemente queráis recordar. Nosotros los llevaremos eternamente en nuestras patatitas.

Unfinished Hits

lunes, 19 de abril de 2010

Casarse mola

Lo venimos diciendo desde 2007: casarse mola. Tal vez porque volveríamos a hacerlo todos los años desde entonces, cada vez que unos amigos se apuntan al plan nos subimos al carro con ellos como más nos gusta, diseñando la invitación.

Enhorabuena, Paqui y Vila, por engrosar las filas de la "Comunidad del anillo" y gracias por contar con nosotros en el proceso.

domingo, 18 de abril de 2010

Everything dies


Sacamos el blog de su letargo con un triste pero sentido motivo, el pasado 14 de Abril murió Peter Steel, (fallo cardíaco a los 48 tacos, vaya plan) cantante de los imprescindibles doom rockeros Type O Negative. El metal pierde a su Elvis Presley particular. Desde MSG queremos sumar nuestro granito de arena al recuerdo de una de las voces más personales del rock.

viernes, 26 de marzo de 2010

Street dance en Alicante



Diario Información nos ha sorprendido hoy con una acción de street marketing en la estación de tren de Alicante. El montaje podría haber sido mucho mejor si los participantes hubiesen estado más camuflados entre los viajeros, pero todo el que pasaba por ahí intuía que algo iba a suceder. Aún así, ha sido gracioso poder presenciar la escena en directo y ver las caras de algunos despistados que no entendían nada.

martes, 16 de marzo de 2010

Foxy shazam (2010)


Allá por 2008, Eric Sean Nelly, el histriónico cantante al frente de Foxy Shazam, cantaba aquello de "I'm a dangerous man" en el penúltimo e imprescindible redondo de la banda, "Introducing".
Te lo creías: aquello era un torbellino sónico en el que se entrelazaban ritmos de cabaret, escarceos seudo-zíngaros, breakdowns caóticos y no pocos momentos de auténtica rabia hardcore. Este panorama ha cambiado en 2010. Su nuevo trabajo homónimo entra en acción con una propuesta mucho más pulida y ambiciosa, aunque (para los amantes del "antes molaban más" ) también menos visceral, menos orgánica.

Su teatralidad y tendencia al himno se ha maximizado hasta cuotas insospechadas, repasando por el camino todo el legado de Freddy Mercury y compañía (enésimo "homenaje" del rock actual a los ingleses). Y salvando las distancias, consiguen acercarse a Queen (para bien y para mal), fabricando algunas melodías apoteósicas y algún que otro momento sobreactuado. Apuestan por el efectismo hasta sus últimas consecuencias, depositando mayor protagonismo en el piano de Sky White (otro pieza) y tocando el cielo en estribillos como el de "Bombs Away" o "Oh Lord".

Esta nueva versión de Foxy Shazam supone una apuesta por un mayor éxito comercial (en algunos cortes como "Count me out" o "Killin it" coquetean con una pose que recuerda a Mika) aunque el auténtico potencial se destapa en dos grandes singles: "Wanna be angel" (en el que Nelly asegura que no es gay, aunque lo disimula estupendamente) y "Unstoppable", una canción que Warner, su discográfica actual, consiguió colocar durante la retransmisión de la última Superbowl y que es lo más parecido al "We are the champions" del nuevo milenio que nos hemos encontrado.

Echamos de menos aquel sonido ecléctico y vibrante que les acercaba a Blood Brothers o Gogol Bordello, pero esta nueva faceta luminosa y almibarada tiene su aquel gracias a momentos bastante inspirados. Tal vez una producción menos aséptica no hubiera levantado tal revuelo entre sus seguidores, pero cuando uno tiene semejante material entre manos, es comprensible que se le vaya el punto con los coros y los arreglos.

Don´t spot me now

Uno se viene arriba cuando, inmersos en esta vorágine de mal karma profesional (poco curro, mucho compañero/a en calzoncillos...), surge un tallo verde en forma de creatividad que consigue dignificarnos y reivindicarnos en nuestras maltrechas vocaciones.

En este caso, el trabajo nos viene de la mano de Proyecto Hombre Alicante (Fundación Noray), que celebra este año su 15 Aniversario y nos ha permitido grabar una película para recordar su labor en el tratamiento y la prevención de las adicciones. Otra novedad comunicativa a colación del aniversario ha sido la presentación de una nueva marca gráfica, la que firma este spot.

Agradecimientos extra a Adrián Pérez, autor intelectual de la movida y a la gente de Mírate Producciones (Luís, Fele, Roberto...) que sacaron mucho de casi nada...

Está rodado en las faldas del Benacantil. Que os guste (podéis verlo en HD aquí)

jueves, 11 de marzo de 2010

Superbiruji

Hace mucho frío en Alicante... no es justo, creo que no es ni legal... que estamos en marzo, por el amor de 2. Algunos queremos primavera ya, aunque sea in our hearts, como los de Puerta de Alicante y su (nuestra) Superprimavera. Nótese el uso de la paleta de colores "Watchmen" (hablaban de ella en los extras del DVD, gracias Marina).

domingo, 28 de febrero de 2010

Nuestra calle está decorada

Hace ya algún tiempo que venimos queriendo dedicarle un post a la pintada que decora nuestra calle y con la que nos encontramos todos los días. Qué le vamos a hacer, nuestro cerebro es facilón y la asociación ideas bastante simple, sí. Nos perdimos el concierto de Violadores del Verso y lo primero que se nos ocurre es hablar de graffitis, cuánto ingenio.

El caso es que sustituimos la noche de poesía musical por unos sabrosos, aunque algo indigestos, mojitos. Una agradable velada en buena compañía que nos dejó un doble regomeyo: el de la hierbabuena y el de recapacitar sobre cuántos espacios desaprovechados existen en nuestra ciudad y que podrían ser decorados con pintadas como las que ilustran este post.

domingo, 21 de febrero de 2010

Alkaline Trio. This Addiction (2010)


Inauguramos nueva sección en nuestro querido y viejo blog (con 2 años en la red está hecho todo un abuelito, las cosas del online). Alguna que otra reseña musical para quitarse el mono, ahora que hemos aparcado la página mensual en Üalà.

Comenzamos con el nuevo disco de los indispensables Alkaline Trio. This Addicition llega para reconciliar una trayectoria algo bipolar, intentando contentar a esos punk treintañeros fans de su primer sonido garagero y a las nuevas muchachadas, amigas de la épica neo-gotic-rock de sus trabajos más existosos.

El Trio Alkalino comenzó a despuntar del underground Chicago con el excelente From Here to Infirmary (2001), previamente habían puesto sus credenciales en juego con un par de lps y varios eps de gran personalidad, aunque no convenció unánimemente a crítica y público hasta ese punto de inflexión que fue Crimson (2005), un trabajo que llevaba sus pretensiones musicales a un nuevo nivel de elaboración y producción. Su apuesta por la grandilocuencia punk-rock (términos antagónicos en origen) les salió redonda y marcó cierta tendencia mainstream con diversos resultados (ejem, Green Day, ejem, MCR).

Personalmente, nos quedamos con ese punto intermedio del irresistible Good Mourning (2003), dureza y mala baba, aderezada con el toque de elegancia que sólo ellos saben darle. Y que nos dejó algunas de sus mejores composiciones hasta la fecha como This could be love o We've had enough. Curiosamente, es la única referencia de su discografía que no está subida a Spotify.

Lógicamente, tras la intensidad de Crimson, y con el objetivo de sobrevivir a semejante torrente de espectativas, la opción de Alkaline Trio fue la de volver a sus orígenes, simplificando la fórmula y haciendo canciones más directas y sencillas. Agony and Irony (2007) fue el primer intento, frustrado desde varias perspectivas, decepcionante en su planteamiento y flojo en cuanto a material; hoy en día apenas rescatarán un par de temas en sus directos: Calling All Skeletons, In Vein...

Con This Addiction consiguen, con mayor honestidad y mejor suerte, superar ese arduo proceso de desafectación que les abre un nuevo camino para el futuro... Es un disco rápido, sólido y dinámico, sabe a poco pero está repleto de canciones capaces de competir con lo mejor de su repertorio. Los temas más rockeros, como la inicial This Addiction, la reivindicativa The American Scream, la agridulce Lead Poisoning o ese hit instantáneo que es Piss & Vinegar alcanzan con pasmosa facilidad ese estatus de canción perfecta que no te cansarás de escuchar por los siglos de los siglos. Mientras tanto, los medios tiempos marca de la casa como Dead on the floor (una modernización de su propio Radio, de Maybe I'll Catch Fire de 2000) o Fine recuperan su inconfundible estilo y versatilidad para los momentos más íntimos.

Alkaline Trio patentaron para el punk-rock un marcado carácter crudo y cínico, casi de crooner. Las letras de Skiba y Andriano, el tandem creativo al volante (que se turnan no sólo en la composición sino también delante del micrófono) nos hablan de muerte y aflicción desde algún punto inusitadamente glamuroso. En This Addiction encontramos, de nuevo, estas credenciales intanctas. Es un disco que les devuelve, de algún modo, a la casilla de salida, con la reputación intacta de un gran grupo que lleva casi 15 años sentando cátedra. Así, sí.

PD. Mención especial para la portada, todo originalidad.

martes, 9 de febrero de 2010

Formándose, que es gerundio


Acabamos de enterarnos a través de Ualà (por cierto, enhorabuena Román por esa portada del nº100) que la agencia AdMan ha puesto en marcha una escuela de publicidad y comunicación para los que, según explican, “quieren atravesar ese portal entre la Universidad y las agencias”. La propuesta incluye distintos workshops que, previo pago de las correspondientes tasas, sirven para formarse en áreas como la gestión de cuentas, la dirección de arte o la redacción creativa.

Pensamos que es una buena fórmula para diversificar el negocio en un momento en que el sector de la publicidad está considerablemente afectado por la ya cansina crisis de las narices. ¿Quién mejor que una agencia y los profesionales que trabajan en ella para aprender todo eso que no te enseñaron en la poco realista carrera universitaria?

Está claro que el mercado es incapaz de absorber laborablemente a los 150 titulados que terminan los estudios de Publicidad y RR. PP cada curso (eso sólo en la Universidad de Alicante). Y también está claro que a los pobres nuevos parados no les queda otra que seguir formándose después de terminar la carrera hasta que alguna agencia caritativa les ofrezca un contrato basura o de prácticas y puedan darlo todo por (con suerte) 800 euros mensuales.

Enhorabuena a los de AdMan que han sabido detectar la necesidad y ofrecen en su paquete “Full agency experience” el apoyo necesario para que los recién licenciados se busquen la vida en las listas del INEM (eso sí, mejor preparados) al módico precio de 1.500 euros.

lunes, 1 de febrero de 2010

Vaya timada


La butterfly pilow, el agua imantada, los chinitos de la suerte... Desde que el mundo es mundo hemos tenido que bregar con los "productos milagro". Artefactos de dudosa eficiencia que nos encasquetan a los más primos cual turba decimonónica embelesada por feriantes. En una de nuestras últimas visitas a Madrid, hemos descubierto un nuevo gadget que al parecer está de moda entre la juventud. Es una pulsera de silicona que, según dicen, “restaura el equilibrio eletromagnético de tu cuerpo aislando a cada célula viva de los factores externos que le impiden funcionar al 100% de sus capacidades”; es decir, nos hace más eficientes, más guays y nos vende un poquito de humo existencial al módico precio de 35 euros.

No hemos podido evitar acordarnos de las famosas pulseras para el reuma Rayma, que usaban nuestros padres y abuelos en los 90. Tras realizar una exhaustiva investigación (3 minutos en wikipedia) hemos descubierto que la empresa que las fabricaba se forró durante unos añitos hasta que alguien descubrió el pastel (vamos, que no servían para nada).

En fin, la nueva versión, llamada Power Balance, ha sido creada para desarrollar el rendimiento de atletas profesionales. El invento viene aderezado por una buena campaña de marketing que aleja el tufillo a teletienda casposa, típico de esta clase de engañabobos, y consigue posicionar el producto entre el sector pureta-surfero saludable y (por extensión) entre la muchachada de tendencia que puebla la calle Fuencarral. La duda que nos surge es como unos hologramas y unas supuestas frecuencias que llevas en formato silicona en la muñeca (en la web dicen incluso que llevándola en el monedero tiene el mismo efecto), pueden mejorar tu forma física y reducir el estrés o la fatiga.

Ya hemos oído de primera mano algún que otro testimonio fervoroso de las bondades de la Power Balance. Si alguien se anima a regalarnos una, nos comprometemos a realizar un diario exhaustivo de las mejoras que percibamos, aunque el efecto placebo dudosamente va a funcionar con nosotros porque huele bastante a timo.

jueves, 28 de enero de 2010

Bendito diseño



En estos tiempos atribulados en los que uno pierde, por momentos, la fé en su profesión, os quiero dejar con un canto al buen diseño; de ése que explica, aclara y nos arregla la vida.

Desde que ví la, presuntamente (según youtube) mejor escena de la historia del cine (perteneciente a Mega Shark vs Giant Octopus) me ha turbado la mente asimilar que un tiburón pudiera derribar un avión comercial. Gracias a esta fantástica infografía todo adquiere sentido.

Una vez más, los diseñadores hacen del mundo un lugar más fácil de asimilar.

domingo, 24 de enero de 2010

Me siento Under 18


Empezamos el año conciertero algo decepcionados. El listón de 2009 quedó muy alto (Airbag, Killers, Metallica, The Unfinished Simpathy, Killers again, Rise Against, Muse y algún otro que se nos escapa, seguro) y esperábamos que el primer concierto de 2010 iba a seguir la misma línea, pero lamentablemente no ha sido así.

Sabíamos que íbamos a una gira Under 18, por eso no nos sorprendimos cuando al salir del concierto había en la puerta del Palacio de Vistalegre cientos de padres esperando para recoger a sus hijos-rockeros. Lo que sí nos dejó algo alucinados fue el lamentable sonido que ofrecieron los Billy Tallent. Hasta tres veces tuvimos que cambiar de ubicación para encontrar un sitio donde se escuchase decentemente y, al final, decidimos sólo intentar pasar un buen rato bailando los siempre animados temas de esta banda de Canadá, que para eso habíamos viajado hasta Madrid.

Al margen de lo musical, supuso un auténtico reto aguantar una velada rodeados de chiquillos de no más de 18 años (hay que tener mucho valor –o poca vergüenza– para meterse ahí con nuestros buenos 30 añazos). Al ser una gira U-18, no pudimos tomarnos ni una cerveza durante el concierto, aunque la peña la pilló bastante guapa antes y durante la actuación de los No Way Out, que tuvieron que esquivar más de un botellazo y demostraron su madurez acabando a hostia limpia con algunos energúmenos del público. Vamos, muy entretenida al velada...

El finde en la capi ha sido, como siempre, un visto y no visto optimizado por la inestimable colaboración logística de Víctor (esta vez, además de casa, incorporó coche y una inusitada capacidad para encontrar aparcamiento donde nadie más lo hace). Además de las visitas habituales a Nespresso, Fuencarral, Sun Record o TopShop, hemos fichado un par de locales simpáticos (en el Honky Tonk nivelamos nuestra crisis de madurez rodeándonos de cincuentones-rockeros, no tenemos punto medio!).

El equipo conciertil (compuesto por Sari, Héctor, Abel –que esta vez ha pinchado– y una menda) procede a buscar nuevas citas musicales. Alguna sugerencia??

martes, 12 de enero de 2010

Los mejores discos de 2009

Tres, dos o uno... Aquí os dejamos los que, a nuestro parecer, se han llevado el gato al agua en la música internacional de 2009.


01_ Thrice_ Beggars

Grupo de cabecera donde los haya, pasmosa facilidad para reinventarse y seguir manteniendo una personalidad que cada vez los acerca a un sonido más universal, y pensar que fueron adalices del modernopunk... Uno se siente mejor haciéndose mayor con grupos como Thrice.



02_ Mastodon_ Crack The Sky
e

Si alguien se siente atraido lo más mínimo por la sicodelia o la épica como atributos sonoros, que no se deje amedrentar por la muralla de guitarras con la que se presenta Mastodon. Rock mágico y atemporal en un potentísimo disco sin fisuras. Clásico instantáneo. El día que escuches Crack The Sky no te hagas de cenar.



03_ Biffy Clyro_ Only Revolutions


De lo más coreado en casa Delgavent (y coche Delgavent) Melodías asombrosas, estribillos inolvidables, sorpresas a descubrir canción tras canción... Un trio que se postula también como uno de los grupos en directo del año y que no deja maravillarnos disco tras disco.



04_ Katatonia_ Night is the new day

Otros de cabecera. Una manera elegante y diferente de adentrarnos en la oscuridad y la melancolía sin caer en lo recurrente. Todavía me cuesta reconocer este disco como superior en su discografía, aunque desde luego perfecciona una fórmula ya de por sí insuperable (doom metal, por ponerse catedráticos) que da un nuevo significado a la palabra intensidad. Grandísimo trabajo vocal. (No he encontrado canción, dejo enlace)


05_ Between The Buried and me_ The Great Misdirect


Pink Floyd poseídos por el diablo. Del cielo al infierno en composiciones de hasta 17 minutos. Del death metal al folk, de lo experimental al punk pasando por Villena. Seis canciones que me han llevado muy lejos. Un diseño de álbum muy currado también, de esos para entretenerse más que con el Lego.



06_ Baroness_ Blue Album


Discípulos del rollo Mastodon, nos dejan un trabajo a la altura del de sus maestros. Potente, variado y dinámico a partes iguales. Mejor portada del año (ese deje modernista con toque paranoia) sin lugar a dudas.



07_ Brand New_ Daisy

Me dices que este disco salió en 1996 y me lo creo. Al menos muchas de sus canciones parece que estén ahí desde mis 16 años. Rabia y delicadeza engarzadas cual corona real en un conjunto equiparable a los Pixies, Nirvana, etc...



08_ Weezer_ Raditude

Asoma el frescor en estado puro. Divertidos y entrañables como siempre. Un disco a la altura de su leyenda, fácil, feliz e inmediato; como irse a un centro comercial un sábado por la mañana, comer en el Foster y echar la tarde en el cine viendo, qué se yo, Crepúsculo.



09_ Converge_ Axe to fall


Molla pura y dura, uno de esos grupos que los puretas del metal encumbran y que por fín se han decidido a facturar algo un poquito más variado y "accesible". Así, sí. Me comentan por ahí que también está en lo más alto de la lista de Chuck Norris.



10_ Afi_ Crash Love


Momento "emotional" del 2009. Mucho estilo y mucho himno tarareable. Mucho flequillo también, pero por ahí no tiro que me sale el lado envidioso. Rock moderno pero con raíces y fundamento, que no es fácil.



Menciones especiales para Muse (The Resistance) Them Crooked Vultures y The Mars Volta (Octhaedron) que ya aburren de lo buenos que son siempre pero hay que reconocerles el mérito.

En cuanto al (cada vez menos) maltrecho panorama nacional, destacamos:

Berri Txarrak_ Payola

The Unfinished Sympathy_ Avida Dollars

Love of lesbian_ 1999

The Eyes_ Insignis

Antigua y Barbuda_ Try Future


Suma y sigue, hola 2010.

lunes, 11 de enero de 2010

Me Siento Gif. Best of 2009

Ya con la cabeza despejada tras los diez primeros días del año, de la década, de lo que sea que estrenemos, etiquetamos mentalmente el 2009 y lo guardamos en su cajita. Aquí os dejamos, como ya va siendo costumbre, un recopilatorio con las canciones que más no han cautivado los pasados 12 meses.
Aquellos/as valientes que se atrevan a imprimirse la portada y la contra y a grabarse el cd están invitados a Nespresso durante todo 2010.

Enjoy aquí. Viva el megamix.

jueves, 7 de enero de 2010

Feliz 2010


Abandonamos esta vieja década acudiendo al lugar donde la estrenamos. Nuestra visita navideña a Liverpool ha resultado tan exitosa como prometía, sigue siendo esa ciudad en la que era tan fácil enamorarse en 2001. Bueno, ahora debe ser incluso más fácil, ya que la ciudad ha sido renovada en parte tras ser elegida capital de la cultura europea en 2008.

El caso es que cuatro días express por el frío y la nostalgia de nuestra vieja y querida Liverpool han servido para dorarnos el karma y prepararnos para este 2010 que se nos viene encima.

Gracias, también, nuestra familia Carioca por endulzarnos las Navidades con su visita a Alicante y recuerdos a Alex y Beli, que nos tuvieron que aguantar por todo Liverpool en plan: "aquí nos dimos de la mano... y aquí te regale una flor..."

Aquí tenéis un resumencillo fotográfico montado a base de Imovie, el powerpoint de los puretas. Si esperáis hasta el final descubriréis la gran incógnita: lograrían nuestros héroes tomarse sus doce uvas?

Feliz año a todos desde Mesientogif. Y que vivan los Beatles.